28.8.06

el perdedor


(Andrés Manuel López Obrador, se negó a aceptar el lunes los resultados de los comicios del 2 de julio luego de que el máximo tribunal electoral desechara alegatos suyos de fraude. Con la resolución del tribunal, el conservador Felipe Calderón quedó más cerca de ser el nuevo presidente. El fallo "es para millones de mexicanos ofensiva e inaceptable," dijo López Obrador ante miles de seguidores congregados en El Zócalo, la principal plaza de la capital. "Representa no sólo una vergüenza en la historia de nuestro país, sino una violación al orden constitucional y un verdadero golpe de estado," agregó. El candidato izquierdista, un ex alcalde de la capital y con un pasado de agitador político, quedó apenas 240,000 votos por debajo de Calderón, candidato del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), favorito de los mercados y empresarios)




El país

El tribunal federal electoral resolvió ayer las 375 impugnaciones sobre los comicios presidenciales de México del 2 de julio, que no modifican los resultados iniciales e indican que el conservador Felipe Calderón obtuvo más votos que su rival, el candidato Andrés Manuel López Obrador, de la coalición izquierdista Por el Bien de Todos. Los magistrados no encontraron pruebas de las denuncias de fraude electoral y tienen de plazo hasta el 6 de septiembre para emitir su decisión definitiva sobre quién será el candidato proclamado presidente México.

Los siete jueces votaron por unanimidad rechazar la mayoría de las impugnaciones de López Obrador y señalaron que sólo se habían producido cambios marginales sobre los resultados iniciales de las elecciones presidenciales del pasado 2 de julio, que dieron vencedor por un ajustado 0,58%, equivalente a 244.000 votos, a Felipe Calderón, candidato del conservador y gobernante Partido Acción Nacional (PAN). La sesión del alto tribunal electoral mexicano duró poco más de tres horas.

Los magistrados se reservaron su emisión definitiva, conforme a un acuerdo previo, para la siguiente y definitiva fase, en tres pasos: cómputo definitivo, validez de la elección y declaración de presidente electo, para lo cual tienen de plazo hasta el 6 de septiembre.

A las 8.20 horas locales, (las 15.20 hora peninsular española) comenzó la sesión y lo primero que quedó claro fue que los magistrados desecharon el recuento de voto por voto de las más de 130.000 mesas, tal como exigía el movimiento de resistencia civil que mantiene López Obrador. Éste tenía previsto pronunciarse sobre la decisión judicial a las siete de la tarde, hora local (dos de la madrugada en la España peninsular), durante la asamblea informativa que cada día mantiene junto a sus seguidores, acampados en el centro de la capital.

La movilización comenzó prácticamente la noche del 2 de julio, cuando las cuentas del instituto federal electoral comenzaron a dar una victoria a Calderón cercana al medio punto. Actualmente viven en tiendas de campaña en las calles mexicanas unas 10.000 personas, pero por la tarde-noche, cuando se produce la intervención de López Obrador se llegan a juntar hasta 30.000 personas.

La ex secretaria ejecutiva del instituto y especialista en cuestiones electorales María del Carmen Alanis dijo que los cambios que anunciarán los magistrados "como consecuencia de la nulidad de casillas [mesas electorales] van a dar como resultado ajustes en los cómputos de distritos, van a restar o ya restaron los votos. Pero no hay un cambio importante".

En la Sala Superior del Tribunal los magistrados dictaminaron sobre 240 impugnaciones de la izquierdista coalición Por el Bien de Todos, 133 del conservador Partido Acción Nacional (PAN) y dos denuncias ciudadanas. Al final, apuntó Alanis, "fueron pocas, muy pocas, las casillas que se anularon". "Fundamentalmente, lo que dijeron los magistrados es que esto se debió en gran medida a que en las impugnaciones no se pudieron probar las irregularidades, o que las probadas no fueron determinantes [para el proceso]".

Ante esta situación, Germán Martínez, representante electoral, dijo que espera que "numéricamente se confirme la ventaja, el triunfo en cantidad de votos de Felipe Calderón". López Obrador ha adelantado que no reconocerá ningún fallo del Tribunal Electoral que lleve a lo que él llama la "imposición" de un "presidente ilegítimo", términos a los que se refiere cuando habla de su rival, Felipe Calderón. Incluso ha adelantado que si se valida la elección y se declara presidente electo al candidato conservador, él puede encabezar un Gobierno popular de resistencia, que sería nombrado el 16 de septiembre por un Convención Nacional Democrática, que ya convocó. Posted by Picasa

No hay comentarios.: