10.8.06

Las sospechas

Hace unos días alguien por el auricular me reclamaba que no podía creer en mí y lo entiendo, soy un mitómano incurable. El síndrome del político mexicano me llegó a los huesos. Yo le explicaba que no era mi culpa, "es de los demás, ellos me lo han contagiado", le decía. "Ajá ¿quieres que te crea toda esa patraña? ¡Que te lo crea tu abuela!", estalló la duenderil voz femenina en mi oído.
Mi incrédulidad [no mi asfixiante mitomanía] lo atribuýo al mainstrem político-social-histórico de México que orilla a los habitantes a fomentarse e inculcarse una desconfianza y apatía por todo [aunque afortunadamente no todos siguen esta teología cotidiana]. Lo típico por estos días es asumir una beligerante sospecha hacía todo y todos que consiste en no-creer en absolutamente nada. Tú no crees en nosotros. Nosotros no creemos en lo que puedas decir/hacer tú. Ustedes no creen en mí luego, entonces, yo no creo en ustedes. Ellas no creen en él; él tampoco cree en ellas. Escepticismo por todas partes. Cautela, recelo, precaución o como quieran decirle. Nadie cree en nadie.
-------------------------------------------------

Baúl de Fergus

Genial que hay quienes sí confian en el Otro para que haya diálogo, comunicación; de lo contrario el Mundo estaría muy aburrido. Muy pocos buscan tender puentes de amistad. Bueno, pues hoy tenemos las siguientes recomendaciones para enred@arnos mucho más. Para comenzar, el gurú de la red de redes william gibson y sus post literarios; las bitácoras de un par de chilangos que andan por el D-efe con su cámara fotográfica observando al monstro citadino, me refiero al eje 5 poniente alta tensión y a brain damage. Ah, también una web que me gusta mucho es el blog de alonso ruvalcaba y, por último, la famosa we make money not art que muchos de ustedes ya han de conocer.




No hay comentarios.: