30.8.06

¿Qué esperamos para organizarnos? (II y última)

Cuando recordamos que el Distrito Federal se encuentra en una potencial zona de terremotos de inmediato nos damos cuenta de que a pesar de la tragedia ocurrida en septiembre de 1985, muchos lugares carecen de las precauciones y medidas de seguridad necesarias para prevenir una catástrofe de esta categoría. La ciudad de México, como dijimos hace una semana, está rodeada y asentada sobre 140 volcanes que pertenecen al Cinturón de Fuego, y en una zona donde hay una constante choque de las placas tectónicas.

La cosa es para ocuparse en serio. De acuerdo con estudios del Servicio Geológico Metropolitano (SGM) del Instituto de Geología de la UNAM, advirtió (EL UNIVERSAL, 4 de septiembre 2005) que en la metrópoli existen "un millón de inmuebles en zonas de alta vulnerabilidad sísmica". Gran parte se concentra en las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez y Miguel Hidalgo debido a que estas demarcaciones están ubicadas sobre cinco fallas tectónicas.

Tan sólo en la delegación Cuauhtémoc existen más de mil 300 unidades habitacionales de interés social, es decir, 33% del total en el Distrito Federal. Le sigue Venustiano Carranza con más de 600 conjuntos, Miguel Hidalgo, con 340 y Benito Juárez, con una suma de 240, lo cual significa que en el área central de la ciudad se ubica 62 % de dichos conjuntos. A nivel ciudad, las unidades habitacionales albergan a más de dos millones de habitantes.


¿Cuántos no vivimos o trabajamos en edificios?

Ni siquiera dudemos que si surge una vez más un fenómeno natural con semejante intensidad, tendríamos muy poca o nula capacidad de respuesta. Este hecho debería conducirnos a reflexionar sobre la amenaza que nos acecha con la finalidad de crear conciencia en las personas y en nuestros gobernantes. Aunque eso es mucho pedir en la actualidad de disputas post-electorales y de mexicanos al grito de guerra.

Por otro lado, debería haber pedagogías preventivas impartidas por profesionales en el tema para informar a quienes ignoramos del asunto y asi tengamos por lo menos la idea de cómo actuar en caso de que algún nuevo sismo se presente.

Cuando circulamos por los impresionantes segundos pisos del Periférico no podemos dejar de preguntar "¿aguantarán un movimiento telúrico de altas magnitudes?". Bueno, pues en una ocasión anterior la ex secretaria del Medio Ambiente y ex directora del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación (Fimevic), Claudia Sheinbaum, aseguró que "la obra es segura y tiene una resistencia para soportar (¡¡)1.5 veces un sismo como el de 1985(!!)" (EL UNIVERSAL, 13 de julio 2005). A su vez, José María Rioboó, ingeniero que diseñó el proyecto vial, insistió en que la megaobra tiene la "capacidad de soportar un sismo con una intensidad hasta de 80% mayor que el de 1985". Confíemos que sí.

Ya lo anticiparon Elena Poniatowska y Carlos Monsiváis en las crónicas que escribieron sobre todo lo que veían en hospitales, calles y edificios derrumbados para ofrecer una dimensión de la tragedia y hacer evidente que el gobierno de Miguel de la Madrid fue algo más que inútil frente a la tragedia. Los escritores remarcan que ante la tremenda ineficacia con la que actuó el gobierno fue cuando la gente se dio cuenta de que podía ejercer el mando y que era capaz de responsabilizarse de sí misma.

¿Podremos hacernos responsables de nosotros mismos sin que haya tragedia de por medio? ¿O es que necesitamos el dolor o el fustigamiento -como la historia nos lo hace ver- para reaccionar?

--------------------------------------------------------------------------------------------

PRECAUCIONES

- Habla con tu familia acerca de los sismos y juntos hagan un plan de protección civil.
- Revisa que se encuentren en buen estado las instalaciones de gas, agua, y sistema eléctrico.
- Ten a la mano los números telefónicos de emergencia, un botiquín, un radio portatil y una linterna con pilas.
- Trae siempre contigo una identificación.

¿QUÉ HACER DURANTE UN TEMBLOR?

Si te encuentras bajo techo conserva la calma y si tienes oportunidad de salir del inmueble házlo de inmediato. No grites, no corras, no empujes, y dirigete a una zona segura. No utilices los elevadores.
- Aléjate de muebles que puedan caerse, así como de ventanas, espejos y tragaluces.
- Si estás lejos de una salida, ponte debajo de una mesa o escritorio resistente, cúbrete con ambas manos la cabeza y colócalas junto a las rodillas. También puedes dirigirte a alguna esquina, columna o bajo del marco de una puerta.
- Si estás en el automóvil, en cuanto puedas trata de pararte en un lugar abierto y permanece dentro del vehículo. No te estaciones junto a postes, edificios u otros elementos que presenten riesgos. Si vas en la carretera maneja hacia algún lugar alejado de puentes o vías elevadas y permanece en el vehículo.

¿Y DESPUÉS?

Verifica los posibles daños. No enciendas cerillos, velas o aparatos eléctricos, hasta asegurarte de que no haya fuga de gas. Evita pisar o tocar cualquier cable; en caso de quedar atrapado, conserva la calma y trata de comunicarte al exterior golpeando con algún objeto. (FOTO Y DATOS TOMADOS DEL UNIVERSAL)

No hay comentarios.: