14.9.06

Dos gritos y se retira el plantón

Iba a ser un buen espectáculo ver cómo se coordinaban, tanto el ex candidato a la Presidencia Andrés Manuel López Obrador como el Presidente Vicente Fox para celebrar, como cada año, el grito de Independencia en el zócalo capitalino. He dicho "coordinar" sólo por motivos de redacción, pero dudo que en la realidad se haya concretado. No me puedo imaginar que alguien hubiera dicho: No a mi me gustó más cómo dio el grito Fox que AMLO; o viceversa: el tabasqueño dió el grito como Dios manda. Sin embargo, ayer el vocero Carlos Abascal Carranza declaró que el titular del Ejecutivo federal le dará la vuelta al complicado y bizarro asunto y que será en Dolores Hidalgo la ceremonia.

Se va el plantón, ¿volverá?


Comienzo a sentir un sentimiento encontrado de gusto-nostalgia por el plantón pro lopezobradorista que ya esta a unas horas de retirarse. Una manifestación política que no tuvo la suerte que hubiera deseado la coalición Por el Bien de Todos (ahora Frente Amplio Progresista). Me refiero sobre a todo a que, al bloquear avenida Reforma, no consiguió acorralar a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para invalidar la elección que Andrés Manuel López Obrador dice haber ganado por "tres millones de votos".
Voy a extrañar a la señora que vende esquites o los karaokes políticos que muchos simpatizantes hacían; los partidos de futbol rápido, los performance o los videos de López Obrador que una y otra vez repetían hasta el cansancio los militantes con sonido a altísimo volumen; los concursos de baile, los talleres de ajedrez que siempre quise tomar y nunca pude. Ahí será pa´ la otra.

Mexicanos al grito de guerra

El virus destructivo de las campañas negativas que tanto regocijaron al PAN y PRD aún recorre las conversaciones cotidianas con el persistente ánimo de confrontación y no parece acabar pronto. No entiendo el motivo de acabar a golpes con un familiar sólo por mi voto a favor de tal o cual candidato. Llevar o no un moño con los colores de baldera y hablar de política se ha convertido en una fuente de disputas al interior del seno familiar, compañeros de trabajo, peatones, periodistas y comunicadores, profesores, políticos, ambulantes, taxistas, microbuseros, deportistas, cocineros, ingenieros, artistas, burócratas, etcétera. El problema no necesariamente somos nosotros los ciudadanos comunes y corrientes, sino los políticos y los massmedia que desataron toda una avalancha de sobreinformación y desinformación.

Dos casos de un sondeo que realice entre mis contactos de msn para ilustrar lo que digo:


1.- "Mi hermana es declaradamente panista y pues tuvimos cierta discusión que la verdad no me quedaron ganas de verla en mucho tiempo y no porque apoye a uno u otro sino porque me parece que el fraude fue evidente y que nos han lastimado en nuestra inteligencia y perdimos la fe totalmente en los gobiernos".


2.- "Prefiero evitar el tema, pero hace poco mi mamá estaba hablando con sus amigas y una de ellas -que voto por AMLO- se molestó y comenzó a defender al tasqueño de forma muy grosera con las demás. Días después se arrepintió, pero adquirió mala impresión. Además, en la esquina de mi trabajo hay una señora que vende tamales y tiene un letrero que dice: "AMLO el pueblo te apoya, sigue tu lucha" y debido a eso mucha gente ya le compra".

Las campañas negativas que insistentemente denunciaban tráfico de influencias, corrupción, intolerancia, aliados incómodos (por ejemplo: Hugo Chávez o Carlos Salinas) o el famoso "¡cállate chachalaca!" increparon la percepción y los ánimos. Recuerden que la publicidad política se maneja como la publicidad de champús. La mercadotecnia cada vez más estrecha su comunicación con áreas antes no usuales como la neurología o la psicología. Publicidad, promoción y ventas. El comportamiento de los electores -medido o inventado por las encuestadoras- fue tratado como si se hubiera tratado de las reacciones de una ama de casa con un jabón de pasta para lavar ropa de color azul o amarillo ¿cuál prefieres?, ¿porqué?

Quienes diseñaron el ambiente de confrotación pre-electoral y post 2 de julio parecieron girar entorno al neuromarketing, que podría ser algo así como el estudio de la respuesta cerebral a los estímulos publicitarios de alguna marca o partido político. ¿Cómo y dónde localizar el botón que tenemos en el cerebro para votar a favor de AMLO o FECAL. o quien sea? En mercadotecnia no son los mejores productos los que ganan, sino son las mejores percepciones las ganadoras. Es este caso fue el que menos malas percepciones atrajo.

La política mexicana es sabia y con sus propias inercias a la hora de ejercer el poder. No descarten que los diversos actores políticos se sentarán a dialogar (es decir a pactar sus huesos) mientras la gente en la calle continúa peleando por si fue fraude electoral o no. ¿Cuánta gente no se ha insultado debido al proceso electoral y postelectoral? ¿Cuántos no se han dejado calentar por el tono agresivo de los spots y han repetida la recalcitrante enseñanza de confrontación? Pasarán los meses, los diputados y los ex candidatos electorales se tomarán la foto agarraditos de la mano y así le darán carpetazo a un episodio más de esta mediática telenovela política. ¿Y entonces dónde quedarán todos aquéllos que se pelearon con todo mundo por defender a AMLO o FECAL? Dudo que les importe.

Muchas veces es mejor hacerse el occiso para evitar confrontaciones o platicas acaloradas. Pero cuidado: estamos cayendo en el juego de que es mejor no decir lo que pensamos para no adentrarnos en polémicas.
¿Callar lo que opinamos? ¿Porque? "No se vaya a enojar mi vecinito".
Para quienes extrañaban el educado lenguaje del empresario Kamel Nacif -aquel que pasará a la historia por su "góber precioso"- regresa a los mass media con Emilio Gamboa Patrón, el actual coordinador de la bancada príista en la Cámara de Diputados, donde el legislador le dice al empresario "¿dónde andas, mi rey?". El llamado por algunos como El Rey de la Mezclilla, metió a la cárcel a la periodista Lydia Cacho, con la complicidad de Mario Marín, gobernador de puebla, por supuestas calumnias de pederastia que la escritora denuncia en su libro Los demonios del edén.

No hay comentarios.: