17.10.06

Vigilarás a tu prójimo como a ti mismo (2)

Distrito Federal. Un sujeto, que llamado Ip, realiza una llamada desde su celular a alguien indeterminado. Luego, envía un mensaje desde su móvil a otra persona. Ip se encuentra visitando tiendas en un centro comercial al sur de la ciudad. (No detecta las cámaras de video – o quizá se ha hecho inmune ya a ellas- que lo registran sin parpadear todo momento. Es como si se tratara de actuar ante las máquinas panópticas. De pronto surge la impresión de que los lectores ópticos no sólo graban el movimiento, sino también nuestros pensamientos. ¿Cuántos no se ponen nerviosos tan sólo de pensar que son vigilados? Los guardias del lugar no saben cómo te llamas pero te observan desde una pared de monitores. Sale de la plaza: en la calle también hay cámaras.


Ip llega a su casa. Donde vive hay un policía a la entrada, dos cámaras de vigilancia en el estacionamiento, y cada departamento cuenta con sistema cerrado. Tal vez Ip tenga injertado uno de esos chips que algunas empresas colocan a sus clientes para conocer su paradero vía satelital en caso de secuestro; igual que a su automóvil. Deja en alguna parte los objetos que pagó con su tarjeta de crédito; se dirige a la computadora. Manda unos mails. Hasta este momento Ip cree que todo lo que hace es hasta cierto nivel anónimo.


Resumen: En la primera parte se mencionaba que libertad e intimidad son sólo eso: palabras. Tras los ataques terroristas del 11-S, 11-M y 7-J, algunos gobiernos han redoblado sus esfuerzos en vigilar a sus ciudadanos en nombre de la prevención y la seguridad. Sociedades hipervigiladas y controladas.


En V for vendetta hay una escena por demás ejemplificadora de nuestro tema. Una vez que el el terrorista V ha tomado las instalaciones de la televisora de London lanza un discurso a la población donde les expresa su tierna comprensión por la sumisión mostrada al "canciller Adam Sutler". Les dice: “Sé por qué lo hicieron. Sé por qué los liberaron... De guerras, terror y enfermedades… El miedo los traicionó”, y añade “(Sutler) Les trajo orden y les prometió paz. Lo único que pidió a cambio fue su consentimiento callado y obediente”… Les quitó la “libertad de objetar”, de “poder hablar por los sistemas de vigilancia... ¿Cómo pasó esto? ¿De quién es la culpa?”

---------------------------------

Ciberconsultas:


1.- Delitos informáticos

2.- Manual de supervivencia en Internet (I): Cifrar el correo electrónico

3.- Manual de supervivencia en Internet (II): Contraseñas

4.- Manual de supervivencia en Internet (III): Navegar sin dejar rastro

5.- Cibercontrol social

6.- espionaje en el ciberespacio

7.- Inteligencias ciudadana o espionaje sofisticado

8.- La cara oculta de Internet

9.- Los keyloggers